Ariana creció en el cruce de los mundos, allí donde Eros y Tánatos se van de cañas y queman la noche para reírse de la peña que se han tragado to’l montaje. Su caleidoscópica belleza juega con los matices, la alquimia de nuestro mundo interior, la valentía para equivocarse y el Rock & Roll con un trago de bourbon a palo seco.

Ariana juega bien, juega limpio y juega duro para sacarle el zumo a cada instante. Es fácil conocerla y no tan fácil verla. Curtida en mil batallas donde muchos se perdieron y solo unos pocos se encontraron a sí mismos, Ariana danzó con el diablo a la luz de la luna, lo invitó a cenar, se bebieron el bar… y le dio un beso de buenas noches, en la mejilla of course. Es muy difícil encontrarse con alguien que salga de su travesía del desierto particular sin rasguños y con una luz en la mirada que expresa muchas más cosas de lo que uno puede de momento comprender. Pero si te fijas bien, en la de Ariana verás a su niña interior asomarse al mundo con asombro y desparpajo. Ése es el secreto de la guerrera.

Larga vida al Rock & Roll y a la poesía de Sabina hecha mujer.

De Ushuaia A La Quiaca :: Gustavo SantaolallaX

SHARE
COMMENTS

Reportaje minimalista, etéreo…
Un resultado mágico desbordante de sensibilidad.
Felicidades.

BELLAS las fotos! Gracias por ellas, la historia, la musica y tu obra creativa. Este mundo lo require.

¡Gracias Leslie! Ariana es una bella mujer en todos los sentidos. ¡Besotes!

Gracias Olga. Efectivamente, Ariana se mueve mucho en lo sutil aunque a primera vista no lo parezca. Un beso.

Deja un comentario