El aroma de la luz[ Sesión de retrato en Madrid ]

masyebraycruz-com_2013-03-24_0130_blog

Algunas (pocas) veces, los dioses son un poco chapuceros. Con tanto trajín y tantas almas yendo y viniendo, en ocasiones se dejan alguna sin sellar, con el velo de Isis hecho jirones, lleno de pequeñas rasgaduras a través de las cuales estas almas únicas pueden ver y tocar el resto de mundos y dimensiones que nos son prohibidos al común de los mortales.

El resultado son personas atípicas, pequeñas joyas de la humanidad no por valiosas, que lo son, sino por extraordinarias. Gente que es capaz de hablar por los ángeles o retar a feos demonios a un pulso de tertulias, agarrar el agua sin las manos, oler el aroma de la luz. Entrar en mundos que ninguno de nosotros podemos siquiera soñar que existen, ir al séptimo infierno y volver con un puñado de su energía para guardarlo en una caja por si toca recordárselo al hombre. Susurrarle a una flor y fotografiar su aura. Vivir en la nada y en el todo a un tiempo, sin volverse demasiado loco en el proceso. Observar el filo de una hoja ocre y caduca para volcar ahí sus cien mil mundos de alegrías, anhelos, miedos y espasmos. Hablar con la madre para decirla que te amo, a pesar de todos los porqués, a pesar de tantos cuándos que nunca volverán. Despedirla con el corazón ligero y el alma rota. Sentir sin mesura, corriendo riesgos y muriendo a cada instante sin nada en los bolsillos para gritarle al mundo desde el silencio que el guerrero sigue vivo. Afilar el aire con su mirada.

Es un regalo encontrar almas así en tu camino, porque ellas hacen de espejo de nuestro mundo, para bien y para mal, con todas las consecuencias. A saco. Sin cuartel. Son los guardianes de lo auténtico, cancerberos del tiempo pasado que nunca se fue y volverá a la vuelta de cualquier esquina. Da gracias si te topas con uno de ellos, porque ellos son los heraldos de ti mismo.

Bienvenidos al universo de Pedro.

Disfrutad.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Deja un comentario