Hace muchos años escribí una entrada fuera del tiesto: entonces solo era fotógrafo, y la videografía quedaba muy lejos de mis capacidades técnicas y narrativas actuales. Sin embargo, al igual que a toda una generación de (nuevos) autores de la fotografía y videografía de bodas en España, me enamoró el trabajo de Still Motion. Yo les conocí a través del video que me inspiró esta entrada, donde me instaba a mí mismo a alcanzar unas nuevas cotas de capacidad narrativa, emotividad y humanidad que yo desconocía que pudiera alcanzar con mis limitadísimos recursos (de todo tipo).

…Y sin embargo aquí estamos. Un buen puñado de bodas después, narrando Vida tal y como decidí definir mi trabajo. Sandra y Javi es una pareja muy especial para mí. En ellos convergen mi pasado, mi presente y quizás mi futuro, chi lo sa. Lo que sí sé es que con ellos he logrado eso, contar la historia que siempre quise contar. No solo porque en esta historia se han dado (a la vez) todos los ingredientes que yo aspiraba a que pudieran darse -tanto a nivel profesional como personal- para poder ejercer este bello oficio; sino porque la libertad absoluta y total que me dieron, junto con el profundo amor que les tengo, hizo que la historia se cociera desde muy profundo, desde las tripas.

En esta historia están todos mis aciertos y todos mis errores, técnicos, narrativos, visuales, naturales. Está todo. Masyebra en estado puro, and then some… En un mundo donde nos venden la perfección, reivindico nuestro derecho a ser imperfectos, maravillosos, caóticos, de verdad. Amar con rabia y reír con saña. Decirles que la vida no es lo que nos venden, sino lo que sentimos con la gente que nos hace amar, vibrar, soñar, reír, cantar. Errar. Acertar. Vivir.

Reivindico el formato de lo que en el gremio llamamos video largo. Si una pareja quiere contar su historia, eso no se puede hacer en menos de 5 minutos sin perder un montón de matices, emociones, tiempos… Narrar es viajar todos en el mismo tren: los protagonistas, tú que bebes la historia y yo, por supuesto, que viajo con vosotros. Éste es un magnífico ejemplo de lo que quiero decir.

GRACIAS Sandra, GRACIAS Javi. Gracias por iluminar la puta vida al pasar con vuestra perenne sonrisa. Que Dios os bendiga.

Disfrutad.

SHARE
COMMENTS

Deja un comentario