Muy claro[ Boda en Torrelodones, Madrid. Finca El Pendolero. ]

 

Yoel Masyebra :: fotógrafo y videógrafo de bodas

Hay algunas cosas de Luis en las que me sentí muy reflejado: Luis es un tipo de los que observa y guarda silencio sobre muchas de las cosas que ve. A ambos nos gusta ser valientes, hacer las cosas bien y ser fieles a un código de Honor muy personal. Y por último, ambos compartimos el lujo de ser padres putativos, esto es, de criar a hijos de un matrimonio anterior de nuestras esposas.

Esto de criar a un hijo que no es biológicamente tuyo es capital para mí, porque demuestra dos cosas: una, que el Amor es universal e incondicional – si hay condiciones de por medio, no es amor. Y dos, que siempre hay que asumir los riesgos y retos del matrimonio, pero que hay que tenerlo muy claro para asumir la responsabilidad de un hijo adoptivo. Y a mí eso me encanta. Me encanta vivirlo y me encanta verlo, en este caso, en Vanesa y Luis. Me cuentan por ahí que ellos no son de los que se prodigan con palabras de amor y otros arrumacos verbales, pero que son de los que hablan desde el silencio, el gesto y la acción. Doy fe de ello: en esta familia, la marea va por dentro. La profundidad gana a la distancia.

Una de las bodas más bellas del año, sin duda. La elegancia y el buen estar de todos los implicados fue memorable, al igual que las vistas de la ceremonia, la música del cóctel, el mini-documental que se marcaron los videógrafos y unas cuantas cosas más que me alargarían la historia innecesariamente. Pero al final de tanto boato, sobre el escenario solo quedan un hombre, una mujer y un hijo (y los que vendrán) que -simple y llanamente- se aman en silencio. El resto sobramos. Muy claro.

Disfrutad.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Deja un comentario