[ Preboda en el Campo del Moro, Madrid. ]


Marta y Pablo siempre me inspiran Paz. Muchísima paz. Son gente amable y tranquila, con ese aire que se da en las películas donde el protagonista aparenta estar en su sitio, de vuelta de algunas cosas y camino de otras muchas, pero en su sitio. Marta y Pablo son una pareja sutil, muy poco contrastada por fuera y muy, muy profundos (¡y contrastados!) por dentro.  Así que es Lucía, la pequeña Lucía, la que pone públicamente la tilde al momento de turno – siempre alegre la cría, pero siempre con la misma serenidad, heredada de sus padres. Lucía es una niña que se siente en Paz. Algo tan bello de ver, como escaso de encontrar en los tiempos que corren.

Ver y descubrir a Marta, Pablo y Lucía es un juego de matices, luces y sombras tenues y esquivas: las miradas de Marta, los suaves movimientos de Pablo, cómo se huelen y se buscan los tres. Cómo respiran juntos. Con ellos el aire adquiere un punto onírico, un renglón fluido, ¿he dicho ya un algo sereno? Pues eso: cuando la mejor cualidad de una familia es llenar sus silencios con latidos de Vida, lo mejor es cerrar la p… boca y respirar su aire. Y despacito, por favor; no me hagan olas, que estoy disfrutando del regalo.

En breve, más de vosotros. Pero mientras echad un ojo a mi querida Ana Cruz, que se ha salido con su versión de este reportaje.

Ha sido un honor, familia. Gracias por la Paz.
Y besos a Lucía, la serena.

Disfrutad.

estás escuchando: Ludovico Einaudi – I due fuimi

 

SHARE
COMMENTS

[…] boda de Marta y Pablo (y Lucía) fue tan agradable y tranquila como la preboda que os conté hace un par de días. Volví a mi querida Encinasola y pasamos una agradabilísima velada, sin grandes contratiempos ni […]

genial Luis! precioso recuerdo y bellas imágenes! abrazos

GRACIAS JESÚS! Un abrazo

Me ha gustado mucho el recorrido de la luz en el trabajo. Vas de la más blanca, casi húmeda, al claroscuro cálido donde, en el jardín del Edén, toda la luz emana de ellos invadiendo de paz la escena. Las tomas familiares, un derroche, ayudado en todo momento por la familia, tan transparente.
Sigue enseñándonos maestro. Se va tomando nota.

Gracias, Xana. Tú siempre estás ahí… Hija mía, ves cosas maravillosas en mi trabajo. te aseguro que el que aprende de tus comentarios SOY YO. UN BESOTE.

[…] Luis Masyebra y yo pasamos con ellos una tarde en un caluroso Madrid, unos cafés bien llenos de hielos fue lo primero, compartidos con la conversación de cómo preparar todo en vista al día de su boda. Realmente donde disfrutamos fue en el paseo que dimos después entre árboles, la verde vegetación y el sol de media tarde. Lucía lo aderezó con carreras ‘ay que te pillo’, risas y explorando con su cuerpecito aquel lugar, que para ella era todo su mundo con nosotros. Marta, Pablo y Lucía son cariñosos, divertidos, atentos, y sobretodo cómplices de la vida que comparten. Fue precioso conocer su forma de ver la vida a través de sus palabras, gestos y expresiones, y cómo son estando juntos. […]

Deja un comentario