La vida te da sorpresas: un olor especial te recuerda lo que has olvidado. Recalculas ruta, tienes un hijo y decides casarte (años después) mientras disfrutas de una sentada en el sofá con tu pareja.

Os presento la bella historia de Benja y Vane.

Disfrutad.

SHARE
COMMENTS

Deja un comentario