MasyebrayCruz :: Fotógrafos de boda :: Preboda en Chinchón

[  Preboda en Chinchón  ]

No sé muy bien cómo definir esta entrada. Aunque técnicamente estaba disparando la sesión práctica de nuestro segundo Taller de Fotografía de Boda, en realidad fue una preboda en toda regla. Laura y Adrián lo dieron todo y aguantaron estoicamente con una sonrisa las pausas explicativas a los ilustrísimos alumnos, pero es que una sesión donde un ser peludo anuncia la boda de sus “papis” solo puede ser eso: una preboda en toda regla. Raiko es un perro bello, divertido, educadísimo y apuesto. Marca de la casa, visto lo visto.

Hablar de Laura y Adrián cuando mi atención se repartía entre las fotos y los alumnos del taller es un acto de insensatez. Pero lo voy a hacer, ¡qué carajo! Lo que pude respirar fue una pareja muy bien avenida, que viene de largo, amor añejo y reposado. Ambos son muy suyos, pero saben esconderlo detrás de una fachada amable y con carácter. Laura trata de colarme un atisbo de inseguridad sobre sí misma, pero no funciona: Laura es bella y sé que ella lo sabe. Y lo mueve, por cierto, con una naturalidad muy agradecida. Otra cosa es que le encante ponerse mimosa, perderse en los brazos de Adrián para sacar a su niña a pasear… Ahí todo fluye. Ahí es casa.

Siempre me gustó la gente que escoge la plata sobre el oro, las parejas que se abrazan bien, sin tapujos, y las personas que saben mirar en silencio. Mirarse en silencio, quería decir. Muy a lo Braveheart en aquella escena de la cabaña del bosque que, personalmente, me sigue epatando cada vez que la veo. Laura y Adrián lo hacen, y muy bien. Y los chicos del taller pueden atestiguarlo.

Disfrutad.

SHARE
COMMENTS

Un trabajo precioso Luis. Estamos enormemente agradecidos… Un abrazo, Adrián y Laura.

Laura, el placer fue mío también. Con el texto de arriba lo he dicho todo.

Eres un grande !!!!!

Gracias Enrique. Un abrazo para ti!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.