Preboda en Chinchón :: Masyebra.com :: fotógrafo de bodas

Postrera, como el amor de la segunda edad, llegó la preboda (y la boda) de Rebeca y David. En mi amado Chinchón ambas, por fin, llega todo en la vida.

Rebeca y David son gente de monte, tierra, caminos y sonrisa. David va siempre vestido de Serenidad, contemplando su propia vida como el viejo sabio que mira el río desde su adentro, hablando con la mirada y poco más. Cuán sobrevaloradas están las palabras… Rebeca se pega a él como un colibrí, pizpireta ella, para compensar el gesto armado de su chico con una sonrisa suelta a prueba de tiempos. No ha lugar decir mucho, la verdad. Ellos me llevaron a su monte para mostrarme el aura y robarme el corazón. El resto se quedó en Serenidad.

Revelando y recordando estos instantes me vino el extracto de un poema de mi compadre y maestro Miyo, Emilio Fiel:

Lejos durante miles de años y siempre unidos,
cara a cara todo el día y nunca juntos, nunca juntos.
Solo tengo para abrigar mis gélidas noches
un caluroso sueño lejano e irrealizable.

No temas las sombras, unas esconden y otras revelan.

Miyo, en su libro ‘Realzando de Color la Noche

Disfrutad.

P.D. Su boda, aquí.

SHARE
COMMENTS

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.